0

La glándula prostática

La próstata es una glándula accesoria del tracto genital universalmente hallada en mamíferos machos. Aunque los paralelismos fisiológicos pueden abundar, los patrones anatómicos de esta estructura son pocos. En el perro como en el hombre, por ejemplo, la próstata se encuentra íntimamente asociada al cuello vesical, mientras que en la zarigüeya muchas glándulas prostáticas se encuentran diseminadas a lo largo de la uretra. En algunos mamíferos, como en la rata, la próstata es en realidad una combinación de órganos glandulares histológicamente similares que comparten la uretra supraesfinteriana.

La próstata humana, formada por una parte glandular y una estroma fibromuscular, tiene una forma piramidal y descansa en el piso musculofascial pélvico, siendo rodeada de una fina capa de tejido conectivo. La glándula está formada por una base, un vértice y cuatro superficies: dos anterolaterales, una anterior y una posterior. La base está relacionada con el cuello vesical; mientras que el vértice está rodeado en la parte inferior por el esfínter externo, formando junto con la uretra proximal, el principal mecanismo de continencia urinaria.

La próstata está relacionada posteriormente con el recto a través la hoja anterior de la fascia de Dennonvillier; y hacia delante está fijada al pubis mediante los ligamentos puboprostáticos. La fina capa de tejido conectivo alrededor de la próstata forma la “verdadera” cápsula en la periferia del órgano, por fuera de la cual, la fascia pélvica forma la cápsula “falsa” de la glándula.

A diferencia de la humana, la próstata múrida (en especial la de rata y ratón) es un órgano multilobulado ubicado en el piso pélvico, el cual está compuesto por diferentes estructuras lobulares. Teniendo en cuenta la relación con la uretra, estos lóbulos se designan como ventrales, dorsales y laterales. Es frecuente la descripción conjunta de los lóbulos dorsales y laterales como una unidad anatómica conjunta, denominándose próstata dorsolateral Existe un cuarto integrante del complejo prostático múrido, el lóbulo anterior o glándula de coagulación, que está estrechamente relacionado con la anatomía de las vesículas seminales.

La próstata de roedores ha sido ampliamente usada para estudiar fenómenos fisiopatológicos de la glándula, por lo que es apropiado considerar la analogía existente entre las estructuras prostáticas de roedores y la del hombre. Clásicamente, se creía que el lóbulo ventral o próstata ventral de la rata (al igual que la del ratón) era el homólogo de la próstata humana. Aunque la embriología prostática de roedores y humanos es similar, diferenciándose a partir del seno urogenital endodérmico, en el hombre los cordones ventrales (que en los roedores dan originen al lóbulo ventral) involucionan durante el desarrollo posterior, por lo que no existiría un análogo humano directo de la próstata ventral (24). Sin embargo, la mayor parte de las investigaciones en próstata múrida han sido realizadas en ese lóbulo considerando probablemente su mejor accesibilidad dentro de la cavidad abdominal o su mayor desarrollo anatómico en comparación a los demás lóbulos.

Desde el punto de vista histológico, la glándula prostática humana puede ser dividida en tres áreas: la zona periférica, que forma alrededor del 70% del parénquima glandular, con sus conductos desembocando en la parte distal de la uretra; la zona.central que comprende aproximadamente el 25 % de la estructura prostática y sus conductos que convergen en uretra prostática media. Por último, la zona de transición (alrededor del 5% restante) está formada por dos pequeños lóbulos, cuyos conductos excretores desembocan en la zona uretral cercana al esfínter.

loading...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *