0

Importancia médica de la próstata

Se piensa que en la mayoría de los mamíferos la próstata no posee gran importancia patológica. Por el contrario, en los seres humanos la glándula prostática muestra una marcada tendencia al comportamiento patológico, de hecho, este órgano representa el sitio más frecuente en el hombre de lesiones tanto benignas como malignas. Dentro de las glándulas accesorias del tracto genital masculino, la próstata representa el único lugar común para estas enfermedades y para procesos inflamatorios, sugiriendo ciertas particularidades en la biología celular, regulación del crecimiento y en la respuesta inmune dentro de esta glándula.

Los problemas médicos causados por la glándula prostática están aumentando a una velocidad alarmante y solo en tiempos recientes se ha establecido su magnitud e impacto en forma completa. Los síntomas de la prostatitis, como el dolor pélvico crónico, la disuria, dolor con la eyaculación y la dispareunia, representan un importante problema de salud a escala internacional. El impacto de esta enfermedad sobre la calidad de vida del paciente es equivalente al del Infarto de Miocardio, Angor Pectoris y Enfermedad de Crohn . La etiología de la prostatitis es variada y poco conocida, por lo que este síndrome ha merecido varias clasificaciones.
Clasificaciones de prostatitis

que es la prostata inflamada

La patología inflamatoria de la próstata fue descrita a principios del siglo XX como un evento agudo y producido por la invasión bacteriana de la glándula. Más tarde, von Lackum clasificó las prostatitis en bacterianas activas y latentes (10). A partir de la década de 1950, los investigadores aceptaron la existencia de procesos crónicos sin hallazgos microbiológicos, denominándolos prostatitis no bacteriana. La clasificación tradicional de Drach et al. en 1978, incluyó todas las formas de la enfermedad, estableciendo cuatro entidades (prostatitis bacteriana aguda, bacteriana crónica, no bacteriana y prostatodinia) que tuvieron utilidad clínica por más de dos décadas. La inflamación de la próstata fue definida en base a la presencia de leucocitos en la secreción prostática; Meares y Stamey propusieron la existencia de 10 o más glóbulos blancos por campo como un signo diagnóstico de prostatitis. Este parámetro tiene ciertas limitaciones debido a la dificultad de obtener secreción prostática, por lo que se sugirieron otros estudios para definir la presencia de inflamación en la glándula.

En diciembre de 1995, durante el taller sobre prostatitis organizado por NIH, se propuso una nueva clasificación de prostatitis, más adecuada para el diagnóstico y caracterización de la enfermedad. Esta clasificación reconoce al dolor pélvico como el síntoma cardinal del proceso, junto a un amplio rango de alteraciones miccionales, sexuales y psicológicas presentes en los pacientes. La nueva clasificación, presentada en la Figura 7, fue luego aceptada y validada por un grupo internacional de urólogos y finalmente publicada para su uso clínico en 1999.

loading...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *