0

Cómo evitar el estrés fácil y rápido

A través de este artículo quiero hablarte sobre qué es el estrés, cómo nos afecta en nuestra nutrición y cómo podemos gestionarlo mejor en nuestro día a día. El estrés se deriva de “stringent”, que significa comprimir. El estrés es, por tanto, el estado de un cuerpo sujeto a una presión que modifica su estructura. Es la respuesta automática y natural de nuestro cuerpo ante las situaciones que nos resultan amenazadoras. Nuestra vida y nuestro entorno, en constante cambio, nos exige adaptaciones; por tanto, ya habréis oído aquello de que cierta cantidad del estrés es necesaria para mantenernos activos y adaptables al cambio. Sin embargo, cuando la respuesta de estrés se prolonga con el tiempo, nuestra salud, nuestro desarrollo profesional e incluso nuestras relaciones personales se pueden ver afectadas.

¿En qué ámbitos puede afectarnos el estrés?

Se dan 4 áreas principales: Familiar, Laboral, Social y Nutricional. La nutrición afecta a cómo la persona puede enfrentarse ante las exigencias físicas o mentales en una situación de estrés. De esta manera, la mala alimentación estresa al cuerpo y a la mente perjudicando a la persona que se encuentra en este estado. Así, el estrés puede causar un aumento en las necesidades que requiere el cuerpo de nutrientes, vitaminas y minerales. También se pueden dar dos situaciones: la sobrealimentación y el dejar de comer. En el primer caso, la persona que se encuentra bajo un periodo de estrés, lo compensa con atracones de comida. Y en el otro lado, hay quien deja de comer por el mismo estrés, lo que produce un mayor malestar psicológico, además del físico, y que dará como resultado que el organismo se encuentre colapsado, causando problemas.

¿Qué podemos hacer para disminuir nuestro estrés en el día a día?

  • Aprender a decir “no” –No te llenes de responsabilidades adicionales que no te competen y que te van a generar dosis extras de estrés.
  • Toma el control de tu entorno – Si el telediario de la noche te pone ansioso, apaga la tele. O si los atascos de coches te desesperan, intenta coger una ruta más larga pero menos transitada.
  • Administra tu tiempo mejor. Una mala administración del tiempo puede causar mucho estrés. Cuando se tiene prisa es difícil mantener la calma y estar centrado. Pero si se planifica con antelación el día, podrás mantener sus niveles de estrés más bajos.
  • Toma perspectiva de la situación estresante. Pregúntate lo importante que será esta situación a largo plazo. ¿Importará dentro de un mes? ¿Un año? ¿Vale la pena enfadarse de nuevo? Si la respuesta es no, enfoca tu tiempo y energía en otros lugares.
  • Dedica tiempo a relajarte. Incluye el descanso y la relajación en tu rutina diaria. Es el momento de tomar un descanso de todas las responsabilidades y recargar pilas.
  • Come una dieta saludable. Los cuerpos bien alimentados están mejor preparados para lidiar con el estrés… así que comienza a ser consciente de lo que comes. + ¿Está relacionado lo que como con el estrés en mi vida? + ¿Qué cosas puedo empezar a modificar hoy para rebajar mis niveles de estrés? El apoyo de un coach puede ayudarte a establecer objetivos personales y laborales de tu vida, entre los que puede estar gestionar mejor tus niveles de estrés, aceptando tus limitaciones y potenciando tus habilidades. De esta manera encontrarás tus motivaciones reales para cuidarte tanto por dentro como por fuera.
loading...

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *